Passaic, Nueva Jersey

«El sábado 30 de septiembre de 1967 fui al edificio de la Autoridad Portuaria en la calle 42 con la Octava Avenida. Compré un ejemplar de The New York Times y un libro de bolsillo Signet titulado Earthworks, de Brian W. Aldiss. A continuación, fui a la taquilla 21 y compré un billete de ida a Passaic». Así comienza el recorrido que realiza Robert Smithson por los monumentos de su ciudad natal, Passaic (Nueva Jersey), convertida entonces en una zona periférica degradada. Los nuevos monumentos son para Smithson las viejas instalaciones industriales en desuso, las grandes infraestructuras del transporte o los restos de construcciones abandonadas, que va fotografiando con su cámara Instamatic.
Samuel F. B. Morse: «Landscape Composition: Helicon and Aganippe», 1836 (New York  Historical Society)
Las ilustraciones que acompañan el relato de Smithson son sus propias fotografías y otras imágenes que el lector tiene en su memoria. Así, partimos de la visión del paisaje alegórico de Samuel F. B. Morse, que Smithson observa reproducido en un artículo del periódico. También podríamos incluir la cubierta del libro de Aldiss que hojea durante su viaje en autobús, la caja del cartucho Kodak que emplea en su cámara, el cartel de las obras en la autopista o el recuerdo ideal de la Roma eterna y sus ruinas. «¿Ha sustituido Passaic a Roma como la ciudad eterna», —se pregunta al caminar. 
Thomas Cole: «Interior of the Colosseum, Rome», 1832 (Albany Institute of History & Art)

La serie fotográfica de los monumentos constituyen el registro inmediato de la experiencia porque, como indica Javier Maderuelo, «este trabajo de Robert Smithson no es una escultura o una construcción, sino un paseo, un acto efímero durante el cual el artista ha fijado su atención en algunos elementos del paisaje, ha tomado unas fotografías, ha reflexionado sonre lo que ha visto y, después, ha escrito sobre sus experiencias con intención y voluntad de ser publicadas». Así lo hará en la revista Artforum en diciembre de ese mismo año, entre las páginas 48 y 51, seleccionando seis fotografías de la serie, el recorte del cuadro de Morse y un mapa de la localidad. Otras instantáneas quedarán descartadas como testigos de ese viaje fundamental para entender la valoración del patrimonio y del paisaje industrial en nuestra contemporaneidad. Hoy, recorrer Passaic sería completamente distinto.







Robert Smithson: «Monuments of Passaic», 1967 (Nasjonalmuseet for kunst, arkitektur og design)