Broadchurch

Los paisajes del cine o de las series de televisión poseen un singular encanto fruto de la mezcla entre realidad y ficción. En varias ocasiones, lugares existentes se convierten en escenarios fundamentales para el desarrollo de la trama y pasan a formar parte del imaginario común. Así, son reconocidos, visitados e incluidos dentro del patrimonio colectivo: el café de Amelie, la Tierra Media en Nueva Zelanda o el andén 9 ¾ de la estación de King´s Cross son solo algunos de los cada vez más abundantes ejemplos.

Olivia Colman y David Tennant en una escena de Broadchurch (Sonorous)

Una serie reciente donde los emplazamientos reales conforman un componente esencial de la narración es Broadchurch (Chris Chibnall, 2013) y, en particular, la costa de Dorset, un condado situado en el sudoeste de Inglaterra donde se encuentra el pueblo de West Bay y los acantilados de Jurassic Pier, en la zona Patrimonio de la Humanidad llamada Jurassic Coast.

El puerto de West Bay (Pictures from everyday life)

A los monumentos históricos y naturales existentes se añaden ahora las localizaciones de la serie, y el interés creciente como atracción turística ha motivado su puesta en valor mediante guías, rutas o eventos culturales, hasta el punto de prácticamente eclipsar al otro gran reclamo del entorno como escenario de ficción: la obra del escritor y arquitecto Thomas Hardy, inspirada y ambientada en gran medida por los paisajes de las proximidades.

Exposición Broadchurch and its Landscape (The Shed Gallery)

A la ruta que permite visitar los lugares de la serie se sumaron exposiciones como Broadchurch and its Landscape, una iniciativa de The Shed Gallery que situó en espacios públicos de la localidad fotografías del entorno, reuniendo visión real con relato ficticio en un recorrido artístico que evidencia las posibilidades de uso y disfrute de esta nueva categoría patrimonial.